El Museo Ángel Orensanz, una oda al pasado y al mundo pastoril